Provincia de Jujuy


Diez mil años de historia han forjado una provincia donde la cultura autóctona está  indeleblemente impresa en cada uno de sus rasgos, desde su exquisita gastronomía hasta su melodiosa música, desde las bellas artesanías hasta la armoniosa arquitectura de sus pueblos.


Es que recorrer Jujuy es mucho más que deleitarse ante hermosos paisajes: es comprender de dónde venimos, qué raíces perduran y qué pasó durante los largos años de la lucha que nos permitió ser la nación que hoy somos. Es entender también qué perdió nuestra gente tras haber ganado la guerra emancipadora.


Si cada rincón del camino nos cuenta una anécdota diferente, el Carnaval, las Pascuas con su rito de sikuris y misachicos, la Pachamama, el Torneo de la Vincha y otro sinfín de acontecimientos culturales le dan a esta provincia norteña una impronta única.


Cultura e historia no lo son todo. Para percibir acabadamente el legado de Jujuy, hay que aprender a escuchar también el grito mudo de su tierra.


Amo y señor de las montañas, el silencio cabalga sobre los cerros multicolores de la Quebrada de Humahuaca, se cuelga de las laderas de las montañas de Lipán, sopla junto al viento en las Salinas Grandes y se sumerge en el verde umbrío de las yungas.


Es que Jujuy entero calla para que escuches lo que tiene para contarte.