Excursión a las Yungas Tucumanas



En un recorrido serpenteante entre cerros y pueblos de montaña, iremos descubriendo las delicias de las yungas tucumanas. Son 120 kilómetros donde, además de disfrutar de grandiosos paisajes, se puede realizar trekking, mountain bike, aladeltismo, cabalgatas y deportes náuticos.

Se trata de una zona alta ubicada en el noroeste provincial, en la que las temperaturas son más bajas y la humedad se condensa en la ladera de las montañas, dando lugar a precipitaciones que se traducen en la tupida vegetación característica del paisaje: las Yungas. Allí predominan los lapachos, las tipas, los laureles y jacarandás, dando lugar a distintos tonos de verdes y a coloridas flores a lo largo del año.

La excursión parte por ruta 9 hacia el Dique Celestino Gelsi (ex Cadillal), cuyo embalse está rodeado por el cerro Medici y llega a una profundidad de 67 metros. En sus mansas aguas se puede practicar canotaje, kayak, windsurf y pesca en catamarán, o bien simplemente acampar en la ribera y disfrutar de la gastronomía local.

Continuamos el viaje por Tapia hasta la villa de Raco, cuna del célebre Atahualpa Yupanqui, y como el conocido cantautor, un lugar tranquilo, donde imperan las antiguas costumbres y la riqueza de raíces ancestrales. Más allá, en el Siambon, vemos un antiguo monasterio de los monjes Benedictinos.

Acto seguido nos dirigimos hacia San Javier, donde ascendemos hasta los 1200 metros para ver la célebre estatua del Cristo Redentor, de veintiocho metros de altura, obra del artista local Juan Carlos Iramain. Desde sus pies se logra una imponente vista panorámica de los alrededores pero quienes deseen obtener aún más de este paseo, pueden recorrer algunos senderos del cerro (excede al city tour).

Nuestro periplo continúa en Villa Nougués, lugar donde se erigen hermosas residencias de las familias más tradicionales de la región. Disfrutamos allí de la visión que nos deparan los cuidados jardines de hortensias, violetas y gladiolos, así como de una arquitectura variada en la que se suceden modernas mansiones y antiguas casonas.

Al descender, y en las nacientes del cerro, nos encontramos con la pintoresca ciudad de Yerba Buena, que no solo destaca por la variedad de propuestas de bares, restaurantes y discos, sino que también alberga un conjunto de áreas naturales protegidas que la convierten en “la ciudad verde”.

Por último, retornamos a San Miguel de Tucumán y damos fin al paseo.

Duración: 6 horas. Horarios de partida: a hs. 8.00 o 14.00

Yungas tucumanas

Yungas tucumanas

Yungas tucumanas

Yungas tucumanas

Yungas tucumanas